14 marzo 2006

Los últimos hallazgos en Pinedo refuerzan la existencia de grandes yacimientos marinos

Nuevos fragmentos y objetos encontrados apuntan a la presencia de naufragios de la época romana. Los expertos consideran que la zona está todavía por explotar

La restauración y catalogación de los últimos hallazgos producidos en la costa de la playa de Pinedo confirman las aguas de la pedanía valenciana como uno de los más valiosos yacimientos marinos de la época romana en la Comunidad Valenciana y al mismo tiempo pendiente todavía de una total y completa explotación.


Foto


Levante-EMV, Valencia

A la recuperación en décadas anteriores de piezas tan valiosas como el Apolo de Pinedo, una estatua de gran tamaño y belleza- existen referentes de que se trató de un modelo muy utilizado en la época-, o de decenas de ánforas de diferentes etapas romanas se ha sumado ahora la recuperación y restauración de una nueva colección de restos arqueológicos submarinos.

Se trata de un conjunto de clavos de hierro y bronce pertenecientes al casco de una nave hundida entre el s. I antes de Cristo y del siglo I después de Cristo.

También han sido restaurados fragmentos de planchas de plomo para proteger el casco, anillas de plomo del velamen, cojinetes de la bomba de achique y una pátera de bronce.

Todo apunta, a que esta colección es una prueba más de la presencia de un naufragio de época romana, en la misma zona en la que apareció el Apolo de Pinedo. Sim embargo, los especialistas no han podido establecer por ahora relación entre los dos descubrimientos, algo que queda pendiente de estudio.

La Dirección General de Patrimonio Cultural Valenciano también ha finalizado el desalado de una colección de restos de ánforas halladas en Pinedo en una zona inventariada como La Piedra de Víctor. En este enclave, al parecer, fondeaban las naves en época romana, lanzando al mar las ánforas vacías o rotas, las cuales han llegado en perfecto estado hasta la actualidad.

Todos los materiales arqueológicos serán trasladados en breve al Museo de Prehistoria de Valencia, instalado en el Centro Cultural de la Beneficencia, donde está expuesto el Apolo de Pinedo como una de las piezas más importantes de los fondos del museo valenciano y verdadera estrella de su sala dedicada a las colecciones romanas. Los yacimientos submarinos que existen entre la zona de Pinedo y las playas del Saler son todavía una gran incógnita como así han reconocido a Levante-EMV diversos especialistas consultados. Más aún, cuando las piezas encontradas hasta ahora han sido de muy diferentes épocas. Queda claro y se refuerza la idea de que toda esta zona de la costa valenciana era utilizada como área donde fondeaban las barcas que eran utilizadas para el comercio por el Mediterráneo y para el traslado de mercancías y objetos y su entrada en Valencia.
«No es de extrañar que por la zona queden muchas área en las que se produjeron naufragios y que todavía están por descubrir», indicaron a este diario diversos especialistas consultados, quienes también se refirieron a zonas próximas a Sagunt o áreas del sur de la Comunidad Valenciana como Denia o Santa Pola como áreas de estudio importantes.



Además del yacimiento del Pecio de Apolo, donde se halló el Apolo , hay otros yacimientos, incluidos en la zona. Uno de ellos se situaría a doscientos metros de la costa frente a la Casa Negra, con abundantes cantos de río y donde ya han aparecido abundantes restos típicos de pecios y fragmentos de ánforas que se podrían situar entre el siglo II y el I antes de Cristo. También existe el yacimiento conocido como Piedra de Víctor, situado a 9 metros de profundidad, en un fondo sedimentario ente afloramientos rocosos.

Fuente: Diario Levante