26 mayo 2006

Un museo para el siglo XXI.

La apertura del MAHE dota a la ciudad de una infraestructura cultural de primer orden. Comprende salas subterráneas en la zona de Traspalacio, y el Palacio de Altamira.

El 19 de abril del pasado año se ponía en marcha el proyecto para el desarrollo de una infraestructura cultural, con la que se quería poner en valor de una manera definitiva el patrimonio arqueológico e histórico ilicitano. El Museo Arqueológico y de Historia de Elche (MAHE) ha comprendido el acondicionamiento de salas subterráneas en el primer sótano bajo la plaza Traspalacio, para las piezas arqueológicas, y de la fortaleza del Palacio de Altamira o Alcázar de la Señoría -que se hace visitable por primera vez- para el recorrido por la historia de la ciudad actual.

De paso se trataba de acondicionar un espacio adecuado para albergar a la Dama de Elche, cuya cesión temporal estaba gestionando en esos momento el Ayuntamiento con el Ministerio de Cultura. En enero pasado, con las obras en pleno desarrollo, la ministra Carmen Calvo anunciaba que la pieza estaría en la ciudad 18 de mayo al 1 de noviembre.

La ciudad podrá presumir de contar con un museo para el siglo XXI, con las tecnologías más avanzadas -audiovisuales, pantallas táctiles, juegos de luces, etc-, que abriá sus puertas el jueves.

La sección arqueológica abarca desde la Prehistoria hasta la época romana, mientras que la histórica se inicia con la fundación de la nueva ciudad por parte de los musulmanes hasta nuestros días. En la primera sección, de unos 3.000 metros cuadrados, y adaptada a las características del recinto, se ha optado por levantar una plataforma sobre el suelo, con el fin de que se por debajo se puedan colocar todas las instalaciones eléctricas.

Lo primero que se puede contemplar es El territorio, con una gran fotografía de la comarca y de los yacimientos encontrados, y un espacio sobre la labor de arqueólogos como Aureliano Ibarra Manzini, Pedro Ibarra Ruiz y Alejandro Ramos Folqués.

Tras esta introducción, el visitante se adentrará en las etapas prehistóricas, el mundo de los íberos, de los cartagineses, y la presencia romana con la colonia Iulia Ilici Augusta. A través de una pantalla se proyectará un audiovisual sobre la vida cotidiana de cada uno de los periodos.
La sección histórica está en el Palacio de Altamira, que viene a ser un museo tecnológico, con menos piezas, y donde el propio alcázar se constituye como un elemento más digno de ser visitado. Lo mismo se puede decir de la muralla medieval que acompaña la visita el museo en las salas subterráneas.

Evolución.

Tras la zona destinada a la arqueología, el visitante atravesará el corredor interior que une este espacio con el Palacio de Altamira en el que se encuentra el área dedicada a la historia y la evolución de Elche. Desde su nacimiento, en la época musulmana, hasta la actualidad, pasando por periodos que fueron tan significativos como la cristianización y la feudalización.

En la planta sótano se encuentra el Elche islámico con el legado más importante que la cultura andalusí ha dejado, como es el Palmeral y su sistema de riego. En la primera planta se hace un repaso a la ciudad desde el siglo XIII al XVIII, con la conquista cristiana, la repoblación, la expulsión de los moriscos o la crisis de 1600.

La segunda planta acoge la Edad Contemporánea, con los acontecimientos acaecidos en los siglos XIX y XX. Los visitantes conocerán la configuración de la ciudad industrial y su desarrollo. No faltará la alusión a los dos Patrimonios de la Humanidad

Fuente: La Verdad

1 comentario:

Anónimo dijo...

Your website has a useful information for beginners like me.
»