13 septiembre 2007

Descubren nueve tumbas con 1.700 años de antigüedad en noroeste de China


Un grupo de arqueólogos chinos han descubierto nueve tumbas con 1.700 años de antigüedad en la región autónoma uygur de Xinjiang, en el noroeste del país, lo que proporciona nuevas evidencias para la investigación de los nexos entre el gobierno central de China y las remotas regiones del oeste.

Se trata de la primera ocasión en la que han sido halladas tumbas antiguas con características de la nacionalidad Han, grupo étnico predominante del pueblo chino, en la región de etnia uygur, afirmó Yu Zhiyong, subdirector del Insituto de Patrimonio Cultural y Arqueología de Xinjiang.

Los arqueólogos han concluido que las tumbas fueron construidas entre la mitad del siglo III y el siglo IV.

Las tumbas fueron desenterradas durante la construcción de una carretera a comienzos de año en el distrito de Kuga, a 740 kilómetros de Urumqi, capital regional y parte del antiguo estado de Qiuci.

El estado de Qiuci, que existió entre el siglo II a.C. y el año 860 d.C., fue uno de los 36 estados de las Regiones del Oeste, un término usado en la dinastía Han (206 a.C - 220 d.C.) para las áreas del oeste de paso de Yumen, incluidos Xinjiang y partes de Asia Central.

El hallazgo ayudará a los arqueólogos en la investigación de los intercambios políticos, económicos y culturales entre el gobierno central y los estados del oeste en la antigüedad, señaló Yu.

Expertos de Xinjiang comenzaron la excavación de esas nueve tumbas desde el 22 de agosto y han encontrado esqueletos de más de 30 personas, algunas monedas y más de 60 jarras de cerámica.

Yu manifestó que las personas enterradas en las tumbas eran probablemente habitantes de las regiones del oeste influenciadas por los residentes Han de la región.

El estado de Qiuci se convirtió en parte de China en el año 59 a.C. durante la dinastía Han del Oeste (206 a.C.-24 d.C.). Muchos Han se desplazaron a Qiuci para evitar la guerra durante la dinastía Jin del Oeste (265-317). (Xinhua)
13/09/2007

Fuente: Pueblo en Línea